viernes, 9 de enero de 2015

Pisa curiosa I

Queridos Enamorados de Italia,

Hoy volvemos a dar una vuelta por Pisa..... pero en este caso nos alejamos de su plaza más fotografiada en absoluto ( Piazzza Miracoli con su famosísima torre inclinada) para irnos entre la estación de trenes y la de autobuses, justo en el mismo centro de la ciudad. Es un lugar insólito y muy curioso de Pisa, a menudo olvidado por los turistas.

piazza Miracoli, torre inclinada, Pisa

Si llegais a la ciudad en tren, dirijiros desde la estación a pie siempre recto, hasta la plaza Vittorio Emanuele. Situaros en el centro de la plaza mirando hacia el inicio de la calle más comercial de la ciudad, Corso Italia: mirad hacia vuestra izquierda para encontrar la parte lateral del convento de San Antonio Abate. Pocos metros os separan de la parte posterior de dicho convento para ver una obra sinigual y soprendente: se trata del mural Tuttomondo del artista Keith Haring.

plano de la ciudad de Pisa

En 1989, con la pintura del mural Tuttomondo en la pared posterior de la Iglesia de San Antonio, Keith Haring deja en Pisa la última testimonio de su obra artística. Nació en Reading en 1958 y murió en Nueva York en 1990. El mural tiene una superficie de 180 m2 y está compuesto de 30 figuras entrelazadas entre ellas, dotadas de un particular simbolismo: representan la paz y la armonía en el mundo.

La idea de crear un mural en Pisa sucedió por casualidad después del encuentro en la calle en Nueva York entre Haring y un joven estudiante de Pisa.

Haring fue invitado a Pisa en el 1989 y quedó impresionado por la vitalidad y los colores de la ciudad, en particular le atrajo los colores pastel del barrio de San Antonio. Quiso dar su particular homenaje a este barrio, que fue uno de los mas dañados durante la guerra, dando al mismo una obra que llegaría a ser el símbolo de la ciudad en los años 90.



mural Tuttomondo, Keith Haring, Pisa

El tema es el de la armonía y la paz en el mundo
, visible a través de las conexiones y las divisiones entre las 30 figuras, que como un puzzle, llenan los ciento ochenta metros cuadrados de la pared del Convento de San Antonio. Cada figura representa una diferente "aspecto" del mundo en paz: las tijeras "humanizadas" son la imagen de una colaboración concreta entre los hombres para derrotar a la serpiente, es decir el mal, que come la cabeza de la figura justo al lado; la mujer sosteniendo a su hijo da la idea de la maternidad; los dos hombres que sostienen el delfín significan la relación con la naturaleza.

detalle del mural Tuttomondo, Keith Haring, Pisa

Elije los colores más suaves, que reducen y atenuan los colores violentos que siempre se habían distinguido a Haring, recuperando en parte los colores de los palacios de Pisa y de la ciudad en su conjunto, para hacer el trabajo compatible con su entorno social y ambiental. Es la única obra de Haring que se concibió desde el principio como "permanente", y no efímera, no destinada a desaparecer: necesitó más tiempo para ejecutarla, una semana, en comparación el solo día utilizaba para realizar otros murales. El primer día solo dibuja el contorno negro, sin boceto preparatorio, y a continuación, en los días restantes, realiza la coloración.

                                                   mural Tuttomondo, Keith Haring, Pisa

El título del mural, "Tuttomondo", resume su búsqueda constante de la reunión y la identificación con el público, ejemplificada aquí por el personaje amarillo caminando o corriendo, en el centro de la composición en el mismo plano de un hipotético transeúnte. Los treinta personajes del mural tienen la vitalidad y la energía típica de Haring y su fervor incesante creativo que le permitió dejar, unos meses antes de morir de SIDA, una obra que es, ante todo, un canto a la vida.


No olvidaros de esta obra contemporánea en vuestra próxima visita a Pisa.


Gemma Grau Solé